La red de robo de identidad de Nueva York usó información privilegiada, miembros de pandillas – Krebs on Security

Las autoridades de Manhattan dieron a conocer hoy las acusaciones contra 55 personas sospechosas de operar una red de robo de identidad y fraude financiero, incluidos varios miembros de bancos y empresas de Nueva York que presuntamente ayudaron a robar más de $ 2 millones de cientos de clientes.

Los fiscales dicen que la investigación de 18 meses es notable porque subraya las formas en que los delincuentes callejeros tradicionales están moviendo su actividad en línea: las autoridades de Nueva York sostienen que más de una docena de los acusados ​​tienen antecedentes penales violentos y pertenecen a diferentes pandillas callejeras en Brooklyn.

En el centro de la supuesta conspiración se encuentran empleados de instituciones de Nueva York que tenían acceso a grandes cantidades de datos confidenciales de consumidores y empresas. Entre los procesados ​​hoy en un tribunal del estado de Nueva York se encuentran JPMorgan Chase empleados Karen oportunidad, Mercy Adebandjo y joanna gierczack; nelsonun empleado de la Federación de Apelación Judía Unida; Roberto “Robbie” Millarun vendedor de autos para Audi de carretera abierta en Brooklyn; y Nicola Bennett, oficial de cumplimiento empleada por AKAM Associates Inc., una empresa de administración de propiedades residenciales.

“Estas personas con información privilegiada utilizaron sus posiciones para obtener acceso a los datos de los clientes y luego vendieron esos datos para ganar dinero para ellos y sus cómplices”. El fiscal de distrito Cyrus Vance Jr. dicho en una declaración escrita. “Seguiremos trabajando con nuestros socios para construir casos significativos para interrumpir el robo de identidad y desmantelar estas organizaciones criminales”.

Las acusaciones alegan que los intermediarios nombrados en la conspiración compraron información personal de clientes y donantes de Nelson y Millar, y luego revendieron los datos o los usaron ellos mismos para cometer transacciones financieras fraudulentas.

Los fiscales también acusan a los empleados de Chase de abusar de su acceso para robar datos personales de los titulares de cuentas y vendieron la información a fabricantes de cheques falsificados y a personas que se especializaron en establecer y ejecutar transferencias bancarias fraudulentas.

Se alega que algunos de los acusados ​​reclutaron a otros miembros acusados ​​con el fin de utilizar sus cuentas bancarias para realizar transacciones fraudulentas. Los fiscales dicen que los reclutadores desempeñaron un papel doble: traficar con información personal robada comprada a otros y reclutar personas para proporcionar cuentas bancarias a través de las cuales podrían cometer fraude.

Estos llamados «titulares de cuentas colusorios» (en la práctica, mulas de dinero cómplices) constituyen la mayor parte de las personas nombradas en las acusaciones. Las autoridades de Nueva York afirman que cuando los acusados ​​querían retirar dinero rápidamente de cuentas colusorias, compraron giros postales del Servicio Postal de EE. UU. con las tarjetas de débito vinculadas a las cuentas.

Las acusaciones establecen que algunos de los acusados ​​procesados ​​hoy utilizaron sistemas automatizados establecidos por Citibank y TD banco para cambiar la información personal en los registros bancarios de las víctimas de robo de identidad, incluida la dirección de contacto, los números de teléfono y las direcciones de correo electrónico de las víctimas.

Por ejemplo, el fiscal alegó que uno de los acusados, Josiah “Pespi” Contramaestressolicitaría que las tarjetas de crédito robadas se envíen por correo a una dirección donde un co-conspirador Richard Ramos, un empleado de United Parcel Service (UPS) interceptaría las tarjetas en nombre de Boatwain a cambio de dinero.

Boatwains y otros dos acusados ​​supuestamente usaron esas tarjetas robadas para comprar artículos de lujo que otros acusados ​​vendieron a los coconspiradores mencionados en las acusaciones. Otros acusados ​​supuestamente usaron números de cuentas de tarjetas de crédito secuestrados para hacer compras en línea comprando boletos de avión, boletos de cine, informes de crédito, pizza y productos de iTunes.

Una declaración de los hechos presentada ante la Corte Suprema del Estado de Nueva York señala que hay una gran cantidad de actividad violenta que rodea a los acusados ​​en este caso. La declaración dice:

“Durante el curso de nuestra investigación, 2 objetivos de la investigación fueron asesinados. Uno de los fallecidos fue brutalmente asesinado. Cuando su cuerpo fue encontrado por la policía, recuperaron información de identificación personal de las víctimas vinculadas a nuestro caso. Específicamente, en su persona, se encontró una copia de un cheque que era de una de nuestras víctimas de robo de identidad que había donado a United Jewish Appeal”.

“Además, el departamento de policía nos informa que muchos de estos acusados ​​son miembros de la pandilla de Brooklyn llamada “The Outlaws”, y otros son Bloods and Crypts. [sic]. Muchos de nuestros acusados ​​tienen condenas por delitos violentos”.

Las autoridades de Nueva York dicen que esperan que las pérdidas en dólares aumenten a medida que continúa la investigación.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario