El Tyche del destino

|M.Á. Contreras Betancor|

 

¿Qué es la venganza, sino la forma más pura de justicia?

Usted, estimado lector, ¿es un defensor de la justicia humana, esa misma que reposa en los textos a la espera de su interpretación… y posterior aplicación? ¿O acaso padece una irrefrenable debilidad por lo que en un pasado cercano fue la génesis de lo que hemos dado en llamar el imperio de la razón y que conocemos por el nombre de venganza? Y como esto requiere cierto grado de exquisitez, voy a ‘resumir’ la cuestión: ¿Justicia o venganza? ¿Tuertos y desdentados o seguidores de la dama con balanza, espada y venda?..

En Trece candidatos para un homicidio (Nonia Editores, 2018), el escritor panameño, Osvaldo Reyes presenta una serie de eventos en los que se ven envueltos unos seres humanos que optan por diversas soluciones para resolverlos, remedios habituales entre nosotros, con más adeptos unos que otros. Desde la avaricia, el abuso o la simple estafa, pasando por un ejemplo asfixiante de acoso en el mundo laboral, el autor de títulos de novela negra como El efecto Maquiavelo o Pena de muerte, vuelve a demostrar su amor por el género negrocriminal, fijando sobre el papel esas dinámicas que nos alejan de los seres irracionales –a pesar de los pesares– porque no hay nada más humano que esa panoplia de comportamientos que tendemos a situar en las antípodas de nuestro ordenamiento moral aunque no sé que pensará la amígdala cerebral.

El nuevo trabajo de Reyes tiene momentos en los que el lector tendrá que parar el frenesí leedor y sopesar, que si existe alguien tan miserable que hasta “el Diablo debía estar mirándolo, libreta en mano para tomar apuntes”, el poseedor de un ejemplar de Trece candidatos… se encuentra con el texto adecuado, mas si me permite un consejo, sea precavido cuando vea un caracol.


©Texto: M.Á. Contreras Betancor

©Revista CONTRALUZ