Yanet Acosta: “La crítica con gracia entra mejor”

 

|M. Á. Contreras Betancor|

Yanet Acosta, (Santa Cruz de Tenerife, 1975) escritora, periodista y docente. Autora de las novelas El Chef ha muerto (2011) y No hay trabajo bueno (2013) y del libro de relatos Noches sin sexo (2014). Ha colaborado en la redacción del libro del chef Paco Roncero, Correr, cocinar y ser feliz publicado en 2014 por Ediciones B y premiado con el  Gourmand World Cookbook Award en la modalidad de ‘Mejor libro de Salud y Nutrición’.

Gastronomía y género negro. ¿Cómo se trincha ese plato?

La gastronomía y el género negro es un plato muy antiguo, atesora tradición. En mi caso, cuando empecé con la saga de Ven Cabreira (El chef ha muerto, 2011) situé en España, como novedad, la gastronomía como el entorno criminal. En Francia o en Estados Unidos es muy habitual, aunque en nuestro país estaba la figura de Manuel Vázquez Montalbán y su detective gourmet, en mi caso busqué dónde estaban esos fallos de continuidad en el mundo de la alta cocina que vivía un momento de esplendor.

Alta cocina, cuchillos que vuelan, egos más allá de Orión… ¿Cómo se retrata ese mundo sin caer presa de una indigestión?

Con mucho humor y así lo hice en El chef ha muerto, aunque pensé que después de [esta] novela ningún chef me mirará a la cara, pero ocurrió todo lo contrario. Creo que se admitió el sentido del humor porque la crítica con gracia entra mejor.Recordemos queera una novela afilada y muy crítica que aún se sigue leyendo y de la que se continúahablando.

Joder, Sito. Se ha muerto el tipo que hacía mariconadas con la comida.” [‘El chef ha muerto’]

En general, entender lo que es la cocina de vanguardia en la actualidad,yen algunas ocasiones, es parecido a comprender cierto tipo de arte, como el conceptual –cuyo objetivo es llamar la atención– y si no lo entiendes lo llevamos mal. Pues con la cocina de vanguardia se persigue trascender la comida para buscar un lenguaje artístico, hacerte pensar; y visto desde fuera alejado de su contexto [de ahí la frase extraída de su novela]lo que se observa es una chorrada.

Vayamos a Canarias para situar el final de la pregunta anterior. En los años 80/90 era complicado encontrar gastronomía tradicional en los restaurantes de las Islas. Usted dijo que era por falta de confianza en las cualidades de los productos y de los propios chefs.

En esa época no existía confianza alguna tanto en el producto como en el propio paisaje. En las islas tenemos las Medianías, una zona bellísima con vistas en perspectiva del mar y la montaña, aunque se la trata de manera despectiva, ¿por qué? Pues porque es la zona del campesinado. Así que para reconocer la belleza, precisa de tiempo, conocimiento y apertura mental. En la cocina se ha dado un paso, pero con ayuda del exterior. El primero que marcó el camino fue Gamonal. Ahora tenemos una generación maravillosa de cocineros canarios, mas reconocer lo bueno y la belleza, supone asumir la responsabilidad de su conservación

¿Cuál será su próxima receta [libro]?

Estoy trabajando en una novela que tocará el universo gastronómico, pero en esta ocasión será un trabajo de corte histórico. Aunque pase un poco de tiempo, mi Ven Cabrera volverá.


©Texto: M.Á. Contreras Betancor

©Publicación: Revista CONTRALUZ

©Fotos: Tenerife Noir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *